Por Fanny Carrillo

Todos los años empezamos enero con nuevos bríos. Creemos que ahora sí seremos las mejores personas que nos hemos propuesto ser, que cambiaremos nuestros hábitos alimenticios, que bajaremos de peso, dejaremos de fumar, no perderemos el tiempo, iremos al gym 5 veces a la semana, mejoraremos la relación con nuestra familia-amigos-parejas de los que nos hemos alejado.  En fin, todo es optimismo. Sin embargo, al pasar de los meses nos damos cuenta de que no hemos cumplido ni 1/4 parte de lo que nos propusimos y que lo que sí hemos hecho es seguir con la misma inercia del año anterior. 

Esta pequeña guía te ayudará a terminar el próximo 2020 con muchas palomitas y pocas cosas sin cumplir.

1. Sé realista

No empieces con una lista de 20 objetivos para cumplir en el año. Mantén tus metas claras y concéntrate en dos o tres propósitos importantes que consideres viables. En esto como en todo, lo que cuenta no es la cantidad, sino la calidad.

 

2. No prometas lo que sabes que no vas a cumplir

Por ejemplo, si siempre has tenido varios kilillos de más, note pongas como meta bajarlos todos en poco tiempo. Por el contrario, mejor concéntrate en mejor tus hábitos alimenticios o comiendo porciones más pequeñas. De igual forma, si el ejercicio no es lo tuyo, no te inscribas en enero a clases diarias de box-spinning-funcional-pesas-yoga-pilates, todo al mismo tiempo. Escoge una sola actividad, empieza practicándola algunos días salteados y, a medida que vayas forjando un hábito, aumenta la frecuencia y la intensidad. Cada uno sabemos qué tanto nos podemos comprometer.

 

3. No copies y pegues tu lista de propósitos del año anterior

Borra todo aquello que llevas acarreando de años anterioresy empieza una lista nueva, corta, con objetivos simples y concretos. La idea es no plantearse cambiar el mundo en un año, con reconocer y cambiar nuestras actitudes fallidas estaremos haciendo lo suficiente.

4. Consiéntete a ti mismo cada vez que cumplas con uno de tus propósitos

Aunque el esfuerzo haya sido mínimo, reconócete cada vez que hayas palomeado uno de tus propósitos. Eso te mantendrá enfocado y animado para seguir con el siguiente. Date un regalo, apapáchate, ve a comer a tu restaurante favorito, cómprate unas flores preciosas o ve por esa planta que tanto querías.

5. Intenta que tus objetivos incluyan crecimiento mental/físico/espiritual

No tienes que incluir precisamente los tres elementos. Quizá lo tuyo sea tomar una terapia que desde hace tiempo quieres y no te has atrevido, empezar unas clases de canto, pedirle perdón a aquel amigo que sabes que ofendiste, o tal vezsimplemente sea salir de vez en cuando a caminar al parque o a andar en bicicleta. O puede ser que desde hace tiempo quieras dedicarte a ayudar a los que están en situación vulnerable inscribiéndote a un voluntariado o llevando comida o ropa a algún asilo o albergue. Cualquiera que sea tu propósito, si te hace crecer en alguna de estas áreas lograrás sentirte motivado.

7. Sé imitador

Si ves que alguien está llevando a cabo una actividad que le gusta mucho y funciona, pídele la información, dile que lo acompañas o simplemente imita su actividad. No tenemos que ser siempre originales, a veces nos ayuda mucho contar con alguien que ya haya cruzado el puente que nos falta.Seguramente el imitado se sentirá muy halagado y te ayudará a cumplir tu objetivo.

Por último, si no logras cumplir con tus propósitos para el 2020, repite a partir del punto 1 en el 2021.

#ReginaTeLoCuentaMejor