Por Eugenia Garavani

sarah-ferguson-andrew-first-meeting-939x1220

Los Duques de York se preparan para celebrar la boda de su hija menor y es la perfecta ocasión para recordar su romance, su boda y su escandaloso divorcio.

Es sorprende ver como después de 30 años el amor de Fergie por el príncipe Andrés sigue intacto, si antes la pelirroja regalaba imágenes a los paparazzi que eran épicas demostraciones de cariño, tienen que leer los mensajes que Sarah comparte en su cuenta de Twitter e Instagram, no solo con los mejores cumplidos para el padre de sus hijas pero también refrendando el amor que siente por él. Recientemente dijo a un medio “Me case con mi hombre” sin as explicaciones me di a la atarea de remontarme a la década de los 80 para revivir la historia de amor de Andrés y Sarah.

Como podemos ver en esta fotografía tomada alrededor de 1970, Sarah y Andrés con solo 10 años ya tenían química, en la imagen tomada por el fotógrafo John Scott se ve como los dos niños juegan, la reina Isabel II observa la escena sin imaginar que casi 20 años después se convertirían en marido y mujer. Sarah se encontraba en el Guards Polo Club acompañando a su padre Ronald Ferguson, el padre de Sarah y el príncipe Felipe eran buenos amigos y coincidían en eventos de polo, no sabemos si este fue el primer encuentro entre el Duque y Sarah pero definitivamente es una imagen tierna y que a más de cuarenta años continuamos viendo en su apariciones públicas.

Los que conocen a Sarah aseguran que a pesar de ser tan pequeña supo en ese momento se casaría un día con él, pero el reencuentro se dio mucho tiempo después, muy probablemente coincidieron en 1981 en la boda del príncipe Carlos y Diana pero no fue hasta 1985 cuando la propia Diana invitó a Sarah a Royal Ascot que el reencuentro formalmente se dio y el flechazo fue inmediato. La pareja comenzó a salir casi inmediatamente y se les comenzó a ver el clubs de Londres y llevando una vida social muy activa, eran jóvenes y muy alegres, sus amigos más cercanos aseguraban eran el uno para el otro.

5d5d60da-362b-444f-a6bd-7d89adfc24d9

bc2114ac-71fc-4fa1-8947-4307b9373eeb

f3934297-30cc-48f0-9f4a-3720ca318fd2

sarah-ferguson---royal-wedding

55291a38-ec8e-4f4e-94f3-9ab31bae288a

7a17f0d7-d4b1-4935-9736-2ab010b6f3fa

dfce414b-b7ec-4fd0-9a84-5b9a62ee0166

3f6ebb16-e282-422a-a05e-af195078847e

 

b3e78229-a9bd-4ba8-8f0e-995706a2f96b

65ae09a2-4189-4617-bdaa-a37c61a17642

5a34f239-0ab1-4adc-90f8-4ce954b8120e

Tras un año de noviazgo su compromiso se anunció en marzo de 1986, el príncipe le propuso matrimonio a Sarah con un anillo muy especial, el príncipe diseñó la sortija con un impresionante rubí haciendo un tributo a la cabellera de su novia. De inmediato el mundo entero quería saber todo de la pareja, muy efusivos y extrovertidos dejaron que cámaras entraran a los preparativos del gran día. La boda se llevó a cabo en julio, fue e la Abadía de Westminster y fue un momento muy icónico, Sarah entro a la iglesia del brazo de su padre, en la cabeza llevaba una corona de flores simbolizando su condición de plebeya, para después salir del brazo de Andrés con la impactante tiara de York, un regalo de su majestad.

Dos años después en 1988 nació Beatrice y en 1990 Eugenie, su hijas eran su mayor alegría y el matrimonio siempre lucia feliz muy a pesar de que Sarah sufría a puerta cerrada. Fergie desde muy pequeña comenzó una larga batalla contra su peso; la Duquesa de York vivía constantemente bajo dietas y regímenes alimenticios. Toda esta situación se desencadeno cuando sus padres se divorciaron, Sarah era muy pequeña y se quedó bajo el cuidado de su padre después de que su madre los abandonara por un jugador de polo con el que se marchó a Argentina. Fueron hechos que marcaron la vida de Sarah, la vida con su papá era dura y el distanciamiento con su madre la volvió insegura, pero el amor de Andrés la ayudo mucho. Sin embargo el trabajo del Duque y sus constantes viajes en altamar dejando a la Duquesa en Buckingham la hacían recaer, entonces Sarah comía compulsivamente y sus cambios de pesos eran documentados por la prensa, convirtiéndola en el blanco de críticas y burlas.

Y entonces a finales de 1991 los rumores de una crisis entre la pareja comenzó a surgir, había ciertas fuentes que aseguraban Sarah le era infiel al príncipe. En marzo de 1992 se anunció su separación y las cosas se agravaron cuando salieron a la luz fotografías comprometedoras de Sarah con John Bryan un asesor financiero con el que la Duquesa había estado teniendo un romance. Humillado en privado y públicamente el príncipe opto por no hacer declaraciones, además la casa real s e enfrentaba a otra polémica separación, la de los príncipes de Gales.

La realidad es que Sarah y Andrés son la mejor pareja de divorciados, poco antes de firmar el divorcio viajaron juntos A Sídney y aparecieron públicamente muy sonrientes, se especuló una posible reconciliación pero en 1996 firmaron el divorcio. Semanas después eran vistos con sus hijas en un torneo de golf donde incluso se besaron frente a todos, la gente no entendía lo que pasaba pero les causaba asombro ver lo civilizados que era. Andrés fue un gran apoyo para Sarah en momentos difíciles desde cuando tuvo que declararse  en bancarrota hasta cuando su madre murió trágicamente en Buenos Aires.

Han sido miles de momentos donde hemos podido ver una total y absoluta unión y amistad entre ambos, junto a sus hijas o simplemente ambos asistiendo a compromisos donde se ve que el cariño existe. No olvidemos Sarah continuo viviendo en Royal Lodge con el príncipe y sus hijas hasta que se marchó a vivir a Estados Unidos. Son una singular pareja que igual la vez reír durante una carrera de caballos hasta bailar en una gala, del brazo en una alfombra roja o unida apoyando a sus hijas. Los fanáticos de la realeza se preguntan si un día volverán a estar juntos y mi respuesta es sencilla ¿alguna vez los han visto separados?