La conocida actriz de series como Beverly Hills 90210 y Charmed, muy exitosas en los 90s, a sus 49 años, enfrenta una lucha contra el cáncer de seno, ahora en fase terminal.

En febrero, Shannen anunció que la enfermedad había regresado a su cuerpo en una entrevista con Good Morning América.

Doherty conocida como Brenda Walsh y como Prue Halliwell en las series producidas por Aaron Spelling que la catapultaron a la fama, ha sabido llevar con dignidad y esperanza el cáncer que le fue diagnosticado,  primero en 2016 el cual logró vencer gracias a sus buenos hábitos, al tratamiento médico y al amoroso cuidado de su esposo, el fotógrafo Kurt Iswarienko y de sus amigos.

@kurtiswarienko

Lee también: SHANNEN DOHERTY CONFIESA QUE SU CÁNCER REGRESÓ Y EN ETAPA 4

Shannen disfrutaba de una buena etapa cuando sus doctores le anunciaron en 2019 que tenía un cáncer, ahora  metastico, lo cual significa que se había extendido por su cuerpo.

Doherty mantuvo en secreto el diagnóstico pues su co estrella y pareja en la serie Beverly Hills 90210, Luke Perry, murió repentinamente y ella decidió honrarlo con su silencio.

A pesar de todo esto, la actriz decidió seguir adelante con los planes de filmar el reencuentro  de dicha serie, aconsejada por Jason Priestly,  su amigo y compañero de reparto, quien interpretaba a su hermano Brandon y quien al conocer el diagnóstico, le aconsejó ocupar su mente en otras cosas para distraerse.

Priestley habló recientemente sobre el estado de salud de su amiga y dice que le habla constantemente para saber cómo vive su día a día.

También comentó que Doherty es un ejemplo de fortaleza, lo cual completa con una muy buena energía y que Shannen, además de estar llena de ella,  la comparte con otros.

View this post on Instagram

Might need dance classes….

A post shared by ShannenDoherty (@theshando) on

La actriz ha concedido recientemente una entrevista a la revista Elle, en la que se abre y expresa sus miedos y también lo que siente:

“No estoy lista para morir; tengo mucha vida en mi”.

Y agrega:

“Hay cosas que necesito decirle a mi madre. Quiero que mi marido sepa lo que significa para mi…Pero cada vez que llega el momento de hacerlo, parece todo tan definitivo; se siente como si estuvieras cerrando algo, rindiéndote y yo no lo estoy.”

Shannen es muy cercana a la también actriz Sarah Michelle Gellar, quien la ha acompañado tanto en las buenas como en las malas y quien dice admirar especialmente la forma en que Shannen se ha abierto y se ha mostrado vulnerable ante lo que vive. 

El apoyo de su público la sigue a donde quiera que va y Shannen lo ha aprendido a recibir… desde los abrazos (antes de la pandemia) hasta los mensajes de ánimo y esperanza que dejan para ella desconocidos que simplemente se identifican con lo que vive o le muestran su apoyo de esta forma.

Doherty agrega a Elle:

“Siento que soy un ser humano muy muy sano. Es difícil terminar mis asuntos cuando siento que voy a vivir otros 10 o 15 años.”

Algo que nosotros deseamos para ella de corazón.

Shannen ha decidido mostrar el proceso que enfrenta en sus redes y con entrevistas para que otros pacientes con cáncer tengan esperanza y dice:

“Nuestra vida no termina en el momento en el que recibimos un diagnóstico. Tenemos cosas por hacer”.

Y mientras ella sigue luchando, también dice haber aprendido mucho con esto.

“Intento atesorar todos los pequeños momentos que la mayoría de la gente no ve o da por hecho. Las cosas pequeñas se magnifican para mi. Tenemos este pozo sin fin dentro de nosotros y se trata de seguir cavando en el, en busca de la fuerza para afrontar la adversidad y para que también podamos ver toda la belleza.”

Sin duda una mujer valiente que sabe reconocer lo importante de la vida y no solo verlo sino disfrutarlo.

¡Gran enseñanza para todos y todas! 
Gracias Shannen Doherty.

-R,

#ReginaTeLoCuentaMejor