Mis queridos el tema de Meghan y Harry, ex duques de Sussex, parece nunca terminar. Ahora, Meghan parece estar enojada con la familia real por varios temas.

Nadie dijo que abandonar sus labores en la corona fuera una salida fácil y ahora, los ex duques lo están viviendo con las restricciones que se les están poniendo después de despedirse de Buckingham. Pues es qué la Reina Isabel II les prohibió utilizar el nombre “Royal” en su proyecto que conocíamos como “Sussex Royal”.

Meghan y Harry parecen estar bastante molestos porque no están recibiendo el mismo trato que otros miembros de la familia real que decidieron abandonar sus títulos. Por lo tanto, no tuvieron otra opción más que hacer una declaración sobre el tema.

Declararon su inconformidad por la prohibición del nombre “Sussex Royal” y si la Reina Isabel II no cambia de opinión, tendrán que dejar de usarlo el 31 de marzo de este año. Aunque parezca que están felices con la decisión del Megxit, también se les han impuesto cambios difíciles para ellos.

Meghan dice que quiere quedarse con el nombre de su marca, ya que nunca han tenido intenciones de faltar al respeto a la Reina Isabel ni mucho menos aparentar que tenían poder o control sobre ella. Pero también, fuentes cercanas a ella, dicen que Meghan piensa que todas estas restricciones son “venganza” por querer ser independientes a la familia real.

Y por si fuera poco, no solo la Reina está poniéndoles las cosas difíciles. El gobierno de Canadá acaba de decidir que no les financiarán su seguridad en el País, por lo que ellos también deberán de hacerse responsables por este gasto. Parece ser que es hora de que Meghan y Harry afronten la realidad y se mentalicen. Welcome to the real world.

– R