Durante el último mes les contamos todo sobre la triste muerte de la joven, Naya Rivera. Después de que su hijo fuera encontrado solo en medio del lago en un bote muchas dudas salieron a la luz, sin duda, la más preocupante la vida de su mamá. 

Días después las autoridades encontraron su cuerpo después de que habían declarado que podía ser algo difícil de hacer por la profundidad del lago, sin embargo, lo lograron. El cuerpo se remetió a una autopsia para investigar un poco más sobre las causas de su fallecimiento.

Lee también: Naya Rivera, desaparecida en medio de un lago

Y después de unas semanas, salieron a la luz algunos datos que no conocíamos. Primero que nada su hijo, de cuatro años, informó a las autoridades que el había saltado al lago con su mamá, pero que le dijo que el subiera primero al bote de regreso y ella nunca subió. 

Las investigaciones ahora señalan que después de que ella lo ayudó a subir al bote su hijo la escucho gritar ayuda, puso su brazo en el aire y después desapareció del agua. Por otro lado, la investigación también reveló que a pesar de que ella no sufría en lo absoluto de problemas de salud, tenía una condición de vértigo y esto aumentaba cuando estaba en el agua. 

Lo cierto es que Naya tomaba una ligera dosis de un medicamento para controlar la ansiedad, fumaba cigarros y tenía un vape de marihuana. De hecho en su autopsia se revelaron diferentes niveles de este medicamento y una concentración de alcohol muy baja en la sangre.

Lee también: ¿El cast de Glee tiene una maldición?

También afirmaron que Naya no tenía antecedentes suicidas, que simplemente se trato de un accidente en el que se ahogo y nadie a su alrededor pudo hacer algo lamentablemente. 

A pesar de que ella se reportó como desaparecida el 8 de julio, fue hasta el 13 que encontraron su cuerpo y la declararon sin vida.