Los seres usamos los aceites esenciales desde hace miles de años. De hecho, en el antiguo Egipto ya los usaban, es decir, que ya los descubrimos y usamos desde hace por lo menos 4.000 años A.C. Aunque últimamente se sabe que no solamente son remedios naturales sino que tienen muchos más usos, últimamente  es más común usarlos y aquí les invito a conocer un poco más sobre ellos.

Es importante saber exactamente qué son, cómo actúan, qué propiedades tienen, etcétera, antes de lanzarse a usarlos. Por ejemplo, no hay que confundirlos con los aceites aromáticos para la cocina, aunque los aceites esenciales también pueden usarse, de forma muy específica, para cocinar. Otros usos más habituales son los relacionados directamente con la salud física y mental de personas y animales, la cosmética e, incluso, para el hogar

Pueden actuar fácilmente en nuestro organismo porque pueden penetrar con gran facilidad en nuestra piel y, de este modo, entrar en el torrente sanguíneo y llegar a los distintos órganos. Se recomienda untarlos en el timo o en el ombligo.

Las principales propiedades que tienen son: relajantes, anticelulítica, antiarrugas, analgésicas, antiinflamatorias, antibacterianas, antifúngicas y antivíricas.

La mayor parte de ellos son altamente estimulantes y con olores penetrantes.

El proceso para obtenerlos es largo y lento, con lo cual se entiende su costo.

Se pueden inhalar, ingerir, aplicarse en forma tópica para masajes, usarse como cosmética en baño, en compresas en la piel, en la cocina o en geles, cremas y lociones.

Dependiendo del uso es la dosis, su efectividad también depende de la constancia. Y de forma general, se conservan bien entre 3 y 5 años si se guardan debidamente.

Así como se sabe de sus múltiples beneficios, es importante comentar que durante los primeros tres meses del embarazo son contraindicados y algunos están prohibidos de ser usados en niños menores de 6 años.

En algunos casos pueden producir alergias, irritaciones en la piel, cambios en los niveles hormonales en incluso episodios de epilepsia.

Hay marcas mundiales, como Do Terra y Youngliving, que ahora los producen y distribuyen de manera mucho más masiva y sobretodo informan más sobre sus usos y dosis.

#reginatelocuentamejor