En este momento donde se hace presente la discriminación, por ejemplo lo que está sucediendo en Estados Unidos con el tema de la violencia contra los afroamericanos, también nos encontramos con espacios inclusivos para
personas con alguna discapacidad como el caso del mundo de la belleza y la moda.

El día de hoy les comparto dos ejemplos:

Hace unos días, la prestigiosa marca italiana, Gucci, presentó a su nueva modelo como imagen de su nuevo rímel para pestañas L’Obscur’.

En este caso, Alessandro Michele, director creativo de la empresa, ha elegido a Ellie Goldstein, una británica de 18 años.

Ellie, tiene síndrome de down y una piel casi perfecta que ya quisieran muchas modelos. La joven posó para la nueva campaña con un toque de colorete rosado en sus mejillas y un velo de brillo trasparente en sus labios.

Además, destacan sus cejas naturales y sus pestañas, las cuales son las protagonistas absolutas.

Esta joven modelo ya lleva unos años haciéndose un hueco entre las marcas, habiendo posado con anterioridad para Nike y Vodafone, entre otras marcas.

Es estudiante de artes escénicas y forma parte de la agencia de talentos Zebedee, especializada en buscar modelos con discapacidad.

Por otro lado, hace un par de años asistí a un desfile de modas inclusivo con diseños de Isabella Springmühl Tejada, una talentosa diseñadora guatemalteca con Síndrome de Down también.

Isabella es la más joven de cuatro hermanos, su abuela materna fue una talentosa diseñadora relevante.

Ella mostró talento desde niña dibujando y haciendo ropa para sus muñecas. Al concluir el bachillerato en Ciencias y Letras, aplicó para estudiar moda pero fue rechazada debido a su síndrome de Down.

Finalmente fue admitida para estudiar diseño de modas en la Universidad Guatemalteca y lo demás es historia, ha alcanzado ya fama internacional, no solo por sus diseños, sino por su permanente impulso a que en sus desfiles de moda los modelos sean jovencitos con esta condición.

Lee también: DEL TALLER DE MICA

El estilo novedoso de Isabella pone toda la atención en sus creaciones, que combinan telas y estampados propios del folklore guatemalteco con el glamour del mundo occidental en accesorios, carteras, ponchos y vestidos repletos de color, originalidad y estética latinoamericana. Trabajando en conjunto con artistas indígenas guatemaltecos, Isabella crea piezas eclécticas de autor. De hecho, ella misma se define como una diseñadora perfeccionista, que no deja nada librado al azar.

Esperemos que sigamos viendo que se abren espacios para estos talentos tanto en el sector de la moda como en otros.

 

#ReginaTeLoCuentaMejor