A través de los años hemos visto tantos tratamientos faciales anti edad y anti arrugas que es difícil mantenerse al día con todos. Muchos de ellos pueden cambiar tus rasgos de forma permanente o vaciar tus bolsillos debido a las constantes y costosas visitas al dermatólogo o al cirujano plástico que te mantienen cautiva.

Bueno pues esos días se acabaron. Si estás buscando un tratamiento seguro, eficaz y no invasivo para mejorar tus líneas de expresión, el Gym Facial es la solución ideal para ti.

El Gym Facial es un auto tratamiento tanto para hombres como para mujeres de cualquier edad que se enfoca en la tonificación natural de tu cara y cuello por medio de ejercicios y masajes manuales. Con este método sencillo podrás trabajar esos 60+ mini músculos en tu cara para lograr tener una expresión más armoniosa, firme y relajada.

 

¿Cómo funciona el Gym Facial?

De la misma manera en la que haces ejercicio para mantener tu cuerpo sano y tus músculos tonificados, este método te permite mover aquellos músculos de tu cara y cuello que ni siquiera sabías que existían con el fin de fortalecerlos y tonificarlos, al mismo tiempo que reduce o borra las líneas de expresión y la flacidez ocasionadas por el envejecimiento. Por medio de una serie de ejercicios guiados que puedes llevar a cabo en cualquier momento del día y sin mayor herramienta que tus propias manos, activas tu circulación y oxigenas tu cara mejorando la elasticidad y suavizando tu piel haciéndola ver más luminosa. Muchas de las líneas son consecuencia de nuestros propios gestos y expresiones y es posible corregirlas permanentemente con esta técnica.

¡A mover la cara!

Bueno, ahora que ya conoces lo que es el Gym Facial y estás casi convencida de su eficacia natural, procedamos a la práctica.

 

Tomamos el curso guiado, con espejo personal, un folleto ilustrado y muchas demostraciones de cada rutina específica. Nuestra entrenadora personal fue Alexandra Yaskyin en la Ciudad de México. Ella lleva practicando y entrenando gente en la técnica por más de 10 años. Alexandra tiene ahora 47 años y, a juzgar por el brillo de su cara y su expresión relajada, de inmediato quedamos convencidas de la eficacia del método.

 

Los ejercicios únicamente toman 7 minutos de tu día. Incluyen una serie de movimientos distintos con repeticiones (entre 10 y 20 cada uno, dependiendo del músculo) -igual que en el gimnasio- para fortalecer los músculos de cara y cuello. Debido a que estos son mucho más pequeños que los del resto del cuerpo, los resultados también son mucho más rápidos y se pueden apreciar desde la primera semana de empezar tu rutina. Igualmente, debido a que no requieren de mayor herramienta que tus manos y un espejo, puedes practicarlos en cualquier momento y lugar. Alexandra también ofrece un curso para refrescar tu memoria el cual puedes tomar tras 2 meses de empezar la práctica para asegurarte que domines los ejercicios.

 

El total de la rutina se compone de  18 ejercicios que están específicamente dirigidos a mejorar todas las partes y posibles defectos de tu cara: párpados superior e inferior, bolsas en los ojos, patas de gallo, comisuras de los labios, cachetes, nariz y boca, cuello, papada. Incluso funcionan para mejorar la vista, aliviar dolores de cabeza, darte un lifting natural, un masaje de drenaje linfático y una relajación profunda para cara y lengua.

 

No es obligatorio hacer todos los ejercicios cada día. Puedes comenzar trabajando con los que consideres que te serán más útiles y partir de ahí. Si haces esta rutina de forma correcta y la practicas a diario durante 20 días sin interrupción, seguramente verás cambios increíbles en menos de un mes.