Por: Tatiana Solana

Me hice mi primera termografía hace 7 años en una de las conferencias que solía hacer David Wolfe, llamada Longevity Now y quedé maravillada con la cantidad de información que obtuvo el doctor con mis imágenes.

Desde entonces no he necesitado hacerme ninguna mastografía, porque ahora uso este estudio como medio de diagnóstico de salud de mis senos y cuerpo en general.

La termografía es un estudio inocuo realizado a través de imágenes térmicas del cuerpo con el cual se puede detectar inflamación, congestión linfática, y predominancia de estrógeno.  Siendo un estudio que identifica cambios a nivel fisiológico, se puede detectar el desarrollo de tejido agresivo años antes que con otros tipos de estudios. La termografía mide y registra la temperatura que el cuerpo presenta, sin meterle ningún tipo de radiación. Por lo mismo no pone en riesgo mi salud. Así como muchos de los estudios que utiliza la medicina alternativa, éste ha recibido críticas desde la perspectiva halópata pero a mi me parece una gran herramienta.

#reginatelocuentamejor