Por: Tatiana Solana

Imagina que tu cuerpo es un automóvil híbrido que tiene la posibilidad de escoger el combustible que utiliza: gasolina magna o electricidad. Con ambas va a caminar, sin embargo sabemos que hay importantes variantes en la calidad de estos combustibles y que el medio ambiente se ve afectado por el uso de uno de ellos en específico. Algo similar sucede cuando reflexionamos sobre la manera como alimentamos a nuestro cuerpo.

images

  • Durante muchos años se creyó que el combustible correcto para nosotros era la glucosa.

 

Las mamás siempre nos decían:

 

  • Debes comer azúcar para que tu cerebro pueda trabajar bien.

 

  • Debes comer cada tres horas para estar sano.

 

  • Tómate un refresquito para que tengas energía para estudiar.

 

Infinidad de frases de este estilo fueron moldeando nuestra forma de pensar, casi como la leyenda publicitaria de:

 

  • “El desayuno es el alimento más importante del día”.

 

Hace varios años comencé a escuchar teorías totalmente contrarias, parecidas a la dieta del famoso Dr. Atkins, pero desde una perspectiva más sana, más lógica.

 

  • Cuando no consumimos carbohidratos nuestro cuerpo transforma la grasa que comemos y nuestra grasa corporal en el combustible que requiere para funcionar a lo largo del día.

 

  • La alimentacíón cetogénica es aquella que permite que nuestro cuerpo, verdadero laboratorio químico, utilice nuestro “poder híbrido” a su máxima potencia.

 

  • El proceso químico de la cetosis puede echarse a andar en tres o cuatro días, dependiendo del estado y sensibilidad del cuerpo y de la cantidad de carbohidratos que consumimos diariamente.

 

Siguiendo el ejemplo del automóvil, en algunos casos el cambio de gasolina a electricidad puede ser molesto para el cuerpo y provocar lo que normalmente se conoce como crisis curativa o “keto flu”. ¿En qué consiste? Puede presentarse de varias formas: que te sueltes del estómago, te dé escurrimiento nasal, dolor de cabeza, asco o un estado de ánimo irritable. Las buenas noticias es que todo esto pasará al cabo de cinco días aproximadamente. El periodo de transición varía de una persona a otra. Cada caso es único. O bien, puede no presentarse ninguna reacción o molestia corporal.

 

Los resultados de este régimen alimenticio se han hecho mundialmente famosos por la gran pérdida de “peso” que se puede alcanzar. Pero ¿por qué pongo la palabra peso entre comillas? Porque en realidad no es necesariamente peso lo que más se pierde sino grasa acumulada y, como bien sabemos, la grasa no pesa tanto.

 

  • Con la dieta cetogénica el cambio de medidas y la desinflamación corporal son notables.

No me refiero solamente a la desiflamación que se aprecia visualmente sino la que se logra a nivel celular.

 

Cuando comienzas a sentir sueño más temprano y despiertas listo para empezar el día; cuando tu mente trabaja ágilmente y sin nebulosas, descubres que el tema de verte delgado que tanto te preocupa pierde importancia comparado con el verdadero regalo que es la salud física y mental.

 

  • Nuestro cerebro es un tejido que se alimenta primordialmente de grasas.

 

Pero puedes darle los mejores triglicéridos de cadena media, o aceite de papas fritas de cualquier cadena de comida rápida. Esa es tu elección y tu responsabilidad también.

Podemos seguir aletargando el funcionamiento de nuestro sistema nervioso con azúcares o podemos convertirlo en un auto de carreras mediante la ingestión de buenas grasas. Es decir, este tipo de régimen alimenticio apoya el mejor funcionamiento de tu cerebro.

 

  • La alimentación cetogénica, también llamada Keto, es una de las mejores formas de reponerse o retrasar los efectos de enfermedades neurodegenerativas, entre muchos otros padecimientos.

 

Resulta muy valioso que, gracias al internet, en este momento haya tanta información a la mano, aunque no toda es confiable, sobre todo en el ámbito de la alimentación.

 

Hay personas que afirman que la alimentación cetogénica es peligrosa para la salud. Pero yo me pregunto si es más seguro seguir consumiendo la cantidad de azúcar que los medios de comunicación nos recomiendan.

 

Los invito a que sigan leyendo sobre el tema y que estén atentos a la fuente que provee la información. Mucho de lo que leemos tiene detrás los intereses de las grandes industrias que se ven perjudicadas cuando uno deja de estar enfermo y consumiendo medicamentos.

 

  • Sigamos persiguiendo la salud y recuerda que puedes venir a una consulta para generar tu traje a la medida.

 

#reginatelocuentamejor