Por Ana Gloria Valenzuela

 

Hace poco incursioné en el mundo de color al acceder a mi primer balayage y descubrí que el pelo tratado es igual o de mayor mantenimiento que una novia fresa. Empecé a platicar con amigas que se habían teñido el pelo en varias ocasiones y de inmediato me contaron su experiencia: “Se te ve muy padre, pero vas a tener que cuidarlo mucho”, “Los baños de color son clave”, y Me cambia muchísimo el tono, es más, si estornudo, ya me cambió el color”, este último fue mi comentario favorito y el porqué quise hacer esta nota.

Si hablas más tinte que español, sabrás que hay miles de opciones para lograr un cambio de look o cubrir tus canas: baby lights, shadow root, rootsmudge, foilayage, balayage, color melt, sunkissed, leave-in color entre tantos más y estarás de acuerdo con el estilista Danny Partida de Mirror, Mirror CoWork que, “el proceso sigue en casa, el color no durará”. Y si no lo sabías, recomiendo que antes de que te hagas cualquier tratamiento de color, protejas tu inversión con estos simples trucos. Actuarán como cualquier seguro, sabemos que no quieres gastar más, pero es necesario y, en teoría, alargará el tiempo entre sesiones en el salón.

1. Usa champús libres de sulfatos

¿Por qué es malo el sulfato para el color?Empecemos por contestar por qué las fórmulas limpiadoras lo usan. Resulta que estas sales permiten que aparezca esa espuma de comercial de Herbal Essences que te ponían un poco nerviosa si los veías en familia. Este ingrediente elimina suciedad y células muertas del cuero cabelludo, que suena ideal, pero el problema es que también se lleva aceites naturales, resultando en hebras secas y frágiles, le explica el doctor Eric Schweiger de Schweiger Dermatology Group a la revista Self.  Y cuando se habla de preservar el color, se necesita mantener tan hidratado como se pueda. Al ser un componente tan agresivo “hace que se el color se deslave y cambie el tono original”, nos contó Oscar Huerta de Beauty Art Studio.

Algunas recomendaciones de nuestros expertos fueron Color Minded de Bumble and Bumble, porque bloquea el paso del agua y mantiene el tinte. Si prefieres una opción 100% natural y consciente del medio ambiente, el Color Conserve de Aveda es ideal para bloquear el agua de que dañe el tono original y además te encantará el aroma a toronja y lavanda.  

2. No te laves el pelo

…todos los días. Muchos coloristas te dirán que evites lavarte el pelo de 24 a 48 horas después de que teñiste el pelo, pero aconsejarán que evites lo más que puedas el agua. En el proceso de teñir el pelo, los agentes que decoloran las hebras, abren las cutículas para depositar el color, si esta no se sella apropiadamente, el agua puede entrar y deslavar tan pronto como la primera lavada. Soy muy fan de la marca de gorras de baño Shhhowercap, impermeables, diseñada más como un turbante con mucho estilo y estampados súper divertidos. ¡No querrás bañarte nunca más! (aunque, por fa, hazlo). 

Para esos días que omitiste lavarte el pelo, lo mejor es usar un champú en seco. Danny nos recomienda Bumble & Bumble Hair Powder, disponible con color para varios tonos de pelo (negro, rubio, castaño, blanco). 

3. Evita el agua hirviendo 

La recomendación de Danny es que cuides mucho la temperatura en tintes brillantes (como un rojo, rosa, verde), aconseja que te bañes con agua tibiafria (no helada), porque son tonos que se deslavan mucho más rápido que el resto y el agua tibia es mejor para tonos castaños y claros. Recuerda secar el pelo con mucho cuidado y no frotarlo de manera brusca con la toalla, eso también lo debilita y da pie a la orzuela

4. Hidratar, hidratar, hidratar

Si no lo dije lo suficiente, lo repito: entre más lo hagas, mejor se verá y se conservará tu tono. Oscar asegura que es importantísimo para recuperar la hidratación (y por consecuencia el brillo): “es como cuando metes a la lavadora tu camiseta de algodón, con las lavadas se va desgastando y se hace más delgadita”, es por eso es importante reestructurar e hidratar. Pide un tratamiento que ataquen estos problemas, ya sea en salón o en casa.

He estado utilizando Keratin Protein Smoothing Deep Conditioning Treatment Packet de Hask, 1 a 2 veces por semana, dejando que se absorba 10 minutos antes de retirar el producto, según aconseja el paquete y siento el pelo muy suave. Otro tratamiento que puedes usar en la regadera es Don’t Despair, Repair! Deep Conditioning Mask de Briogeo, reforzado con aceites naturales y vitamina B para un efecto súper luminoso y regresar la flexibilidad del pelo. Oscar recomienda Nourishing Hair Building Pak de Davines y cuenta que puedes ponerte el tratamiento en la noche y quitártelo en la regadera en la mañana.

 

5. ¡Bloqueador para el pelo!  

Quien me conoce, sabe que me creo embajadora del bloqueador solar en la piel. Y tal vez ya no estén de vacaciones, pero para aquellas que vivimos en climas cálidos, es muy importante que utilicemos productos con protección a los rayos UV, aconseja Oscar. El sol blanquea el pelo y destruye la elastina, básicamente la muerte para tenerlo saludable, y como sabemos que entre más cuidemos el estado de hidratación, es mejor para conservar el tono. 

De los productos recomendados por los expertos se encuentran: Kerastase Soleil Creme UV Sublime, Hairdresser’s Invisible Oil Heat/UV Protective Primer de Bumble & Bumble y SU HAIR MILK de Davines, que contiene seis diferentes aceites para proteger al pelo. 

Fuera de estos cinco consejos, queremos recordarte que: 

 Tus retoques en balayage pueden esperar de 4 a 6 meses, es importante que te des baños de color cada 2-3 meses para que no se vea tan gastado entre citas. 

 Todo depende del tono que elegiste, hay algunos colores más propensos a deslavarse como son los tendenciosos color arcoíris o el pelo rojo. Estos suelen deslavarse en 2 o 3 semanas. 

 Si es tu primera vez haciéndote un tratamiento, no tienes tanto riesgo que se decolore al segundo mes. En pelo teñido o tratado, estos retoques tendrán que ser más seguido y los tratamientos de hidratación, más profundos. 

#reginatelocuentamejor