Como mexicanos, ¿qué podemos aportar con y para un México que nos desconcierta, pero que, por sobre todas las cosas, amamos?”

Por: Lina Holtzman (@linaglow), fundadora de la revista GLOW!, con cariño, para El Mundo de Regina

Me pregunta El Mundo de Regina si hay esperanza, tras el Coloquio que realizamos, el pasado fin de semana. HOnestamente, comprobamos que sí la hay, siempre y cuando como mexicanos, como seres humanos, nos responsabilicemos de nuestras propias acciones y entendamos que hay cosas ajenas a nosotros que no podemos cambiar. Nuestro entorno inmediato indudablemente depende de nuestra propia actitud y ahí radica nuestra fuerza: ¡Es un poder que nadie nos puede quitar: transformar nuestro propio pensamiento, nuestra propia actitud y como consecuencia nuestras acciones!

Por lo pronto podemos empezar a predicar con el ejemplo, a dejar de ser activistas de sillón o de red social y a comprometernos con una causa. ¡Una causa! Dice el Talmud que “quien salva a una persona salva al mundo entero”. En ese sentido, también vale la pena reflecionar en torno a que si queremos salvarnos y salvar algo: un bosque, la fauna, la flora, la honestidad, la paz y la tranquilidad, tenemos que comenzar a salvarnos a nosotros mismos y como consecuencia natural, obvia y lógica: a los demás.

GLOW!  es una revista que pronto va a cumplir 15 años y dede un principioy prometió intentar despertar la consciencia de quienes la tengan en sus manos. Siempre ha sido su lectura una invitación a ser mejores personas de adentro hacia afuera, como me enseñó mi papá. Eso es un poco la génesis y la única dirección, no nada más editorial, sino también de vida, que GLOW! nunca va a perder de vista.

Y bueno, no hay mejor recinto que El Museo de Memoria y Tolerancia para dar cobijo a este primer evento en el que no nada más preguntamos “Como mexicanos, ¿qué podemos aportar con y para un México que nos desconcierta pero que por sobre todas las cosas amanos?” sino que buscamos (y logramos) auto-responsabilizarnos al respecto.

Es un museo que sin duda busca la empatía, el respeto y sobre todas las cosas, como está escrito en GLOW! Septiembre, a no olvidar para no repetir. Si trabajamos la memoria, nunca vamos a perder esa capacidad, obligación y derecho que tenemos de ser tolerantes. Ser tolerantes no es un regalo que le damos al otro, no es una cortesía, es una obligación que tenemos con el otro y el otro con nosotros, por supuesto. La esperanza, entonces, es el empujón que nos lleva a actuar. Por ti. Por mí. Por todos. 

#reginatelocuentamejor