Seguro alguna vez has pensado en quién fue el genio a quién se le ocurrió inventar las gringas. Si de por sí nuestros famosos tacos al pastor son deliciosos, las “gringas” lo superan. ¿O no? Esta delicia cuenta con los  ingredientes de un taco al pastor, sin embargo, ésta se come con dos tortillas de harina a las que se les añade queso. Se dora en la plancha hasta que el queso se derrita y se complementa con cebolla y cilantro picado, y por supuesto mucha salsa.

Te contamos la historia:

Con la celebración de los Juegos Olímpicos en México, a mediados de 1968, llegó una ola de modernidad a nuestro país. Este clima obligó a la gastronomía mexicana a innovarse y ofrecer nuevas propuestas en sus ya tradicionales platillos y busca<r cosas más prácticas y accesibles.  Así, los tacos al pastor empezaron a permear en el sur de la Ciudad de México, específicamente en Avenida Revolución, donde El Fogoncito inauguró su primera sucursal y se empezaron a hacer más famosos los ya conocidos tacos al pastor. Se trataba de un negocio familiar pequeño que sólo contaba con cuatro mesas.

Cuenta la historia que en 1970 cuando se abrió el segundo local  en la colonia Anzurez,  se dio vida a uno de los platillos más famosos de la actualidad: las Gringas.

La calle de Leibnitz, en aquél entonces era una zona frecuentada por estudiantes, sobre todo por su cercanía a Chapultepec. Dos estudiantes norteamericanas, Sharon Smith y Jennifer Anderson, asistían con frecuencia a disfrutar de los tacos al pastor; sin embargo, no distinguían las tortillas de maíz y las de harina, por lo que pedían sus tacos en las “tortillas blancas” que se usaban para las quesadillas y pedían que añadieran un poco de queso.

Así, la gente empezó a pedir “lo de la gringa” o “como la gringa” hasta que el nuevo platillo se bautizó como: “Gringas” en referencia a estas dos estudiantes.

Hoy en día, “taquería que se respeta” seguro tiene “Gringas” en su menú. Ahora las hay con camarones, veganas y light. Pero las de Pastor son las “gringas”.

#reginatelocuentamejor