Carlo Petrini (fundador del movimiento slow food)

¿A que fuiste a Maine?

Es la pregunta que me hacen con un tono de ¿cómo porqué fuiste ahí? cuando platico que acabo de regresar y les tengo que confesar que es uno de los mejores lugares que he visitado en mucho tiempo.

Antes que nada hay que empezar señalando  que en Estados Unidos existen dos ciudades con el nombre de Portland. Está Portland en el estado de Oregón,  muy cerca de Vancouver y conocido por sus viñedos y su gran gastronomía y existe también Portland en  estado de Maine, el cual está agarrando una notoriedad importante en el mundo culinario, con el tema  de cervezas artesanales y vinos naturales, y también con lo relacionado a la aventura extrema.

Portland, con su mezcla artística y de parques naturales, siendo una región con mucho estilo y sofisticada, sigue siendo al final del día un lugar genuino y sin pretensiones.  Un lugar donde se mezcla la tecnología, moda, y una escena gastronómica como en pocos otros lugares de los Estados Unidos. Aquí hay una mezcla perfecta entre el presente con un pasado muy especial. No por nada fue nombrada “Restaurant City of the Year 2018” por la revista Bon Appetit.

 

Faros, langostas, ostiones y una costa rocosa y agresiva, son los escenarios más comunes en Maine. En Portland puedes caminar a cualquier lado, hay changarros de ostiones de primerísimo nivel, panaderías espectaculares, cervecerías artesanales al por mayor y grandes galerías. Aún mantiene la mayoría de su arquitectura del siglo XIX y todo el sabor de un pueblo de pescadores, como lo fue cuando se fundó en el año de 1632.

unnamed-6

unnamed-8

unnamed

La primera parada obligada es en Cape Elizabeth, a solo unos minutos del centro de Portland. Aquí hay varios parques estatales y Faros que dominan la costa. Portland Head Light es uno de los Faros más famosos y bellos de Maine y de los Estados Unidos, aquí se encuentra un Foodtruck con uno de los mejores Lobster roll de todo el país; Bite Into Maine. Tiene el delicioso lobster roll tradicional, pero también ha creado unos  unos inventos con wasabi, curry y chipotle. Los ingredientes son sencillos: langosta de Maine y mayonesas hechas en casa, sin lugar a duda vale la pena el viaje. Otro lugar imperdible es Two Lights, aquí se encuentra The Lobster Shack , una pequeña cabaña con una de las vistas más espectaculares que se puedan imaginar. Cuenta con varias mesas de picnic y es el lugar perfecto para ir a comer con la familia. El menú es más completo y se especializa en langostas, almejas y camarones. No venden alcohol en este lugar, por lo que puedes llevar tus cervezas o botellas de vino para acompañar la comida y disfrutar de la extraordinaria vista. Muy cerca de ahí se encuentra Maxwell’s Strawberry Farm, donde al llegar te dan una canastita y tú mismo recolectas las fresas. Es un gran plan si vas en familia ya que los niños gozan y aprender a recolectar las fresas. ¡Riquísimas!

unnamed-1

unnamed-7

En Portland la oferta gastronómica es importante, por lo cual escoger a donde ir es una decisión complicada. Recomiendo empezar el día haciéndole una visita a The Holy Donut, una tienda local donde todos los ingredientes son locales y el ingrediente secreto de la masa es papa. Leyeron bien, las donas están hechas con papa de Maine y esto les da una textura deliciosa que hace básicamente que se derritan en la boca, simplemente irresistibles. De ahí vale la pena pasar al Harbor Fish Market, cerca del viejo puerto, donde podrás encontrar la pesca del día; langosta viva y una selección bastante completa de ostiones. El siguiente lugar para ir es The Shop, un restaurante casual y relajado, en donde solo existen 3 opciones en el menú: ostiones, caviar y conservas Españolas. Aquí se seleccionan a mano los mejores ostiones de Maine antes de que sean enviados a los mejores Chefs de la región. Tiene una terraza al aire libre donde puedes degustar los diferentes tipos de ostras del día y maridarlas con un Rose o una cerveza artesanal bien fría.  El caviar que sirven en este lugar esta textualmente de chuparse los dedos, lo sirven con papas fritas y creme fraiche-  imperdible. Toca cerrar el día en un restaurante que ha sido considerado uno de los mejores 50 de Estados Unidos, Fore Street.  Lo primero que atrapa tu mirada es una cocina abierta que consiste en un horno, una parrilla y un rosticero, todos a base de leña, los cuales se pueden ver básicamente desde la mayoría de las mesas. El menú cambia todos los días dependiendo del producto que consiguió el Chef y va mucho más allá de solo langostas y ostiones, tiene que ver con la diversidad de productos de la zona. Hay que reservar un poco de espacio para el postre, el cual está a solo unas cuadras del restaurante,  son los famosos helados de Beals, hechos a mano solo ingredientes de la zona. Tienen que probar el Salted Caramel, Mint Chololate-Chip y el Raspberry Sorbet para cerrar el día con broche de oro.

unnamed-4

Si te gusta el tema de las cervezas artesanales, Maine es el lugar correcto. Recomiendo una en particular muy cerca del centro, se llama Bissell Brothers y sus cervezas son de las más cotizadas de la zona. El lugar esta increíble, ahí se pueden degustar los diferentes tipos que tienen en existencia y hasta existe un calendario donde anuncian que días sacan las nuevas. Si te gustan las IPA, Pale Ale o Pilsner, no te lo puedes perder. En el vibrante barrio del East End existe otra cervecería llamada Oxbow Blending and Bottling, el lugar está muy interesante pues dentro de la cervecería hay un spin-off de Duckfat, un restaurant local muy galardonado, así que uno puede pedir su cerveza favorita y acompañarla con unos sliders de puerco BBQ o unas papas fritas con chilli que están de chuparse los dedos.

No muy lejos de Portland existe un lugar llamado Kennebunkport, es un “must” de la zona.  Este es el lugar de veraneo por excelencia en Maine, un pueblito muy pintoresco, con mansiones impresionantes, muy buenos restaurantes, boutiques y galerías. Keneebunkport está dividido por un puente por el que pasa el río Keenebunk, sobre este existe una pequeña caseta con el nombre de The Clam Shack. Un clásico de la zona y lo podrás ver todo el verano a reventar pues es mundialmente conocido por su comida frita, la tradicional langosta de Maine y sus aclamados lobster rolls. El secreto de este lugar es la frescura de sus ingredientes, langosta de Maine recién atrapada, buns recién hechos en una panadería local, mantequilla local y una pasadita de mayonesa. Sin palabras.

PRIN copy copy copy

Como se podrán dar cuenta, el estado de  Maine es un gran lugar y vale la pena visitarlo y explorarlo; pero que sea en verano, ya que los inviernos son sumamente agresivos.

unnamed-2

#reginatelocuentamejor