prin copy

Era un ícono de la alta sociedad, una leyenda de la moda y una artista por derecho propio, era considerada “american royalty”. Gloria Vanderbilt falleció a los 95 años y yo le rindo un homenaje a la increíble vida de esta mujer.

Después de una vida siendo el centro de atención, la heredera estadounidense, socialité y diseñadora de moda Gloria Vanderbilt murió a la edad de 95 años, su hijo Anderson Cooper lo anunció en CNN. La causa fue cáncer de estómago, dijo Cooper “Era una mujer extraordinaria que amaba la vida y la vivía en sus propios términos “, también agrego “Qué vida extraordinaria. Qué madre extraordinaria. Qué mujer increíble”.

bb51e272-bea1-4bd9-9bff-562d6659b9e9

Aunque en diferentes etapas de su vida trabajó como actriz de teatro y de televisión, modelo, diseñadora y artista, Vanderbilt era más conocida por su extravagante vida social y sus estrechas amistades con Truman Capote y Diane von Furstenberg y sus romances con Frank Sinatra, Howard Hughes y Sidney Lumet. Con un acento patricio del viejo mundo y un instintivo sentido del estilo, ella y las imágenes de sus apartamentos impecablemente decorados cautivaron a los espectadores durante décadas.

Nacida el 20 de febrero de 1924, hija del heredero del ferrocarril Reginald Claypoole Vanderbilt y su esposa, Gloria Morgan Vanderbilt, Vanderbilt fue famosa desde el instante en que nació, fue recibida con el titular “R.C. VANDERBILTS TIENE UNA HIJA” en el New York Times del día siguiente. Su padre era bisnieto de Cornelius Vanderbilt, el magnate y filántropo del siglo XIX. Lamentablemente era un jugador que despilfarró gran parte de su herencia antes de morir en 1925 por cirrosis del hígado y otras complicaciones del alcoholismo.

48430f5b-f90a-49a2-a048-ab50ac83f0d2

Después de la muerte de su padre 18 meses después de su nacimiento, “Little Gloria”, como la llamaban, se convirtió en una de las dos herederas de un fideicomiso de $ 5 millones, el equivalente a casi $ 67 millones en la actualidad. La otra era una media hermana del primer matrimonio de su padre. Viuda a los 21 años, Gloria Morgan  Vanderbilt financió su estilo de vida a través de ingresos del fideicomiso destinados a la educación de su hija. La asignación fue generosa y llevo a su hija a una infancia muy solitaria donde encontró más amor en su niñera Dodo.

Su madre fue notablemente negligente, prefiriendo las fiestas en Europa a la crianza de su hija. La madre y su glamorosa hermana gemela idéntica, Thelma Furness, estuvieron en compañía de la realeza. Furness tuvo un romance con Edward, el Príncipe de Gales, antes de presentarle a Wallis Simpson, la divorciada estadounidense a la que entregaría el trono para casarse. Mientras Gloria permanecía en Paris bajo el cuidado de su niñera y su abuela Laura Morgan –nacida en Chile- pero sintiéndose rechazada por su madre.

En 1934, estalló una batalla de custodia entre la madre de Vanderbilt y su tía Gertrude Vanderbilt Whitney, la fundadora del Museo Whitney, recordado como “El Juicio del Siglo”. Su madre perdió y desde ese momento Vanderbilt vivió en la casa de su tía, aunque no fue cercana ni a su madre ni a su tía, este episodio llevó a la prensa de la época a llamarla “la pobre niña rica”.

La educación de Gloria siguió siendo estricta y socialmente sofocante y, a los 17 años, abandonó la escuela para visitar a su madre en Beverly Hills, California. Se comprometió con el primer actor que conoció, Van Heflin, y frecuentaba estrellas como Errol Flynn y Kirk Douglas. En 1941, se casó con el agente Pat di Cicco, un jugador empedernido  con un temperamento fuerte. El día después de su divorcio en 1945, se fugó con Leopold  Stokowski. Ella tenía 21 años, y él 63. Vanderbilt y Stokowski  se amaban apasionadamente pero la diferencia de edades termino por distanciarlos. Tenía 30 años y trabajaba como actriz de teatro cuando abandonó Stokowski, por una aventura con Frank Sinatra, que “creó una especie de magia”, dijo en alguna ocasión.

Se volvió a casar en 1956 con Sidney Lumet. El matrimonio terminó en 1963, y ese mismo año se casó con Wyatt Cooper, un reconocido escritor. Ella lo llamó su “alma gemela”. Su repentina muerte en 1978, a los 50 años y después de un ataque al corazón, la dejó cuidando a sus dos hijos pequeños. Ella nunca se volvió a casar, pero rara vez le faltaba compañía. Uno de sus apegos más profundos fue con el fotógrafo y cineasta Gordon Parks, a quien conoció en 1954 cuando él le tomó fotos para la revista Life. Formaron un vínculo romántico que abarcó décadas.

A fines de la década de 1960, comenzó a recibir reconocimiento por las pinturas y los collages que ya había estado haciendo durante la mayor parte de su vida adulta, especialmente cuando Johnny Carson los usó para decorar su conjunto Tonight Show. Esto condujo a sus incursiones en el diseño textil y más tarde a poner su nombre de una línea de denim que definió la fusión del mercado masivo y el lujo en la década de 1980, también lanzó un perfume con su nombre. En última instancia, ganó más dinero del que heredó a través de su empresa de moda, ganando $ 10 millones solo en 1980. “El dinero que usted gana es el único tipo de dinero que tiene alguna realidad”, dijo al Financial Times en 2014.

El dolor más fuerte de su vida fue cuando su hijo Carter Vanderbilt Cooper murió luego de saltar desde el balcón de su departamento en la Quinta Avenida en 1988 a la edad de 23 años. También vivió alejada por más de 40 años de su hijo Chris Stokowski, con quien tuvo una difícil relación hasta que en 1978 cortaron toda comunicación. Era común ver a Gloria en compañía de su hijo el afamado periodista Anderson Cooper con quien tenía una relación muy cercana, juntos escribieron un libro y hasta filmaron un documental “Nothing Left Unsaid” donde Gloria hablo abiertamente de todo, del alcoholismo de su padre, del distanciamiento con su madre, de sus matrimonios y romances, así como de los momentos difíciles.

Una belleza impresionante conocida por su buen gusto y estilo, Gloria vivió la vida intensamente, diseño ropa, publicó libros de poesía, sus memorias a los 85 años escribió  una novela erótica, y a los 93 abrió su cuenta de Instagram. Un icono, una leyenda, un ser irrepetible que deja un legado en la industria de la moda, del arte, de la cultura y sobre todo seguirá siendo una inspiración en toda la extensión de la palabra. Descanse en paz Gloria Vanderbilt.

8fa2c88b-cfeb-43dc-8881-8fa14ba9de22

 

Por: Eugenia Garavani

-R,

#reginatelocuentamejor