Tras la boda de Carlota Casiraghi  y Dimitri Rassam  se suscitó  un hecho que no tengo otra manera de describir más que como un fenómeno extraordinario, donde instagram logró tener mejor cobertura que cualquier otra revista pero… ¿Cómo le hicimos? Eso y otros temas te los cuento hoy.

El 30 de junio de 2016 abrí mi cuenta en Instagram bajo el nombre de Eugenia Garavani, un seudónimo que siempre he utilizado y que ahora registre legalmente como marca, mi verdadero nombre es Ana, pero muchos lo saben, durante años colabore con varios medios de comunicación como Quien, Central, revista Clase y hoy por hoy El Mundo de Regina pero jamás tuve tanto auge como en mis redes. Desde el comienzo tuve muy claro que iba a haber mucha competencia pero creo que el seguir la ideología de Don Antonio Sánchez Gómez y Doña Mercedes Junco Calderón –fundadores de Hola- me funciono. La ideología es compartir historias con ausencia de opinión, yo comparto y busco el mejor material pero nunca emito un juicio para eso están los followers y créanme opinan y mucho, en ocasiones es molesto leer como en los comentarios muchos pelean, se insultan y las ofensas llegan muy lejos; tanto que me he visto en ocasiones obligada a bloquearlos.

Manejar una cuenta de Instagram dedicada a la realeza es una responsabilidad enorme, porque tienes que dirigirte con respeto, a  mí me ha costado mucho tener seguidores y que personalidades incluso de la realeza me sigan, creo que el secreto es el respeto hacia ellos y hacia otras cuentas en Instagram. Desde el principio preferí crear comunidad que competir, sin embargo siempre habrá cuentas que te ven como el enemigo pero de esas cuentas no vamos a hablar.

WhatsApp Image 2019-06-05 at 21.24.20 (3)

Un punto importante son las cuentas privadas, sigo cuentas de miembros de la realeza que son privadas y por ningún motivo me he atrevido a compartir sus fotos o historias, me quedo con la satisfacción de ver a través de Instagram, pero cuando la cuenta es publica, ahí según los términos en Instagram, puedo repostear y compartir, siempre poniendo el crédito.  La ética es muy importante, los que tenemos cuenta en Instagram trabajamos 24/7 y muchos en mi caso no tenemos patrocinios de nadie, lo he intentado, mis espacios publicitarios están disponibles, sin embargo trabajo gratis, no recibo ni un centavo de todo lo que hago, es amor al arte es construir una reputación. Por encima de todo soy periodista y se cómo funciona, pues bien aquí el anecdotario de la boda del año.

El sábado desde la madrugada desperté para comenzar a buscar imágenes de la boda de Carlota Casiraghi y Dimitri Rassam, ya unos días antes había posteado un mensaje pidiendo a otras cuentas que nos uniéramos para lograr un gran trabajo, que fuésemos equipo y así lo hicimos: @dailycharlottecasiraghi @alessandradeosmatribute @eugenieniarchosfans @madameei @miss_nostalgiamc y @tatiana_andrea_casiraghi y yo juntamos fuerzas y logramos no solo tener las mejores imágenes sino que le hicimos prácticamente el trabajo a una cantidad enorme de medios que posteo en sus redes y sus páginas web nuestro arduo trabajo. Obviamente “El Mundo de Regina” mi gran apoyo desde que renuncie al periódico hace un año, también compartió y dio repost a mi cuenta.

WhatsApp Image 2019-06-05 at 21.24.20

Entonces amigos de la pareja comenzó a compartir en sus instastories muy buen material y surgió la foto que todos esperábamos, la de los novios acompañados de un hombre, se trataba de Thomas Langmann, un productor francés muy amigo de Dimitri que acudió al enlace junto a su hija Loulu, una adolescente que termino viviendo una amarga pesadilla y recibió una lección muy  grande gracias a su juventud e irresponsabilidad. La jovencita posteo la foto antes de que el Palacio develara la foto oficial y entonces se hizo viral, la joven dio a conocer detalles mucho antes, rompiendo las reglas del protocolo y haciendo enojar a Carlota. No solo eso, la joven capto en instastories el momento en que Pierre y Andrea Casiraghi lanzan a Dimitri a la alberca.

WhatsApp Image 2019-06-05 at 21.24.19

Todos compartimos el momento, por cierto la cuenta obviamente era publica así que todos tuvimos acceso a ella, acto seguido todos recibimos mensajes DM de la niña, asustada, mortificada y aterrada, suplicándonos bajáramos el video. En un principio todos aceptamos, pero cuando vimos que todos los medios ya lo tenían y que incluso mucha gente me dio repost a mí, decidí volver a subir el video y compartirles a mis followers el momento, además otros videos que gracias a las cuentas públicas de los amigos de la pareja logramos captar. Aquí surge también otro tema, los amigos de Carlota compartieron mucho y de repente enviaban mensajes pidiendo retiráramos el material, lo cual es incongruente porque obviamente todos estos personajes morían por compartirle al mundo que estaban en Mónaco en la boda y eran amigos de los novios, para eso lo subieron en redes, eran demasiado buenos, videos de Carlota bailando con su mama, feliz luciendo como una reina, con joyas de su abuela, no íbamos a desaprovechar la oportunidad, y seamos honestos todos querían presumir a pesar de que en la invitación venia un requerimiento que decía “por respeto a Carlota y Dimitri no compartan fotos en las redes”. Y fueron los invitados quienes nos regalaron el acceso a la boda, obvio no saben respetar el protocolo.

WhatsApp Image 2019-06-05 at 21.24.20 (2)

Quiero recalcar que surgieron dudas de personas preguntando en redes y foros ¿Quién es Eugenia Garavani? Y ¿Por qué fue a la boda? Me dio risa pero  también una satisfacción enorme darme cuenta que mi trabajo llega tan lejos que las personas juran estuve ahí, pero también el trabajo de las cuentas de Instagram que les compartí, unidas en comunicación vía DM chat desde en diferentes países con nuestro teléfono cubrimos mejor que cualquier revista de la prensa rosa, fuimos el mejor equipo de reporteras. Yo personalmente soy una periodista mexicana que con mis propios recursos decidió dedicarse a lo que más le gusta, no trabajo para nadie, nadie me paga por postear sus cosas, nadie me manda regalos ni recibo algún beneficio lejos de la gran felicidad que me da cuando medios como Hola, El Pais, Vanity Fair o Trendencias me dan crédito en sus notas.

No soy youtuber, no tengo PR, no tengo un fotógrafo que me persigue para postear mis looks, eso sí tengo un excelente equipo de diseño gráfico que me ha apoyado mucho; tengo a El Mundo de Regina que me da un espacio para compartir esta y otras historias. No soy community manager, tengo cerca de 42,000 seguidores, jamás he pagado ni por seguidores ni por Likes, no vendo productos de belleza ni abro cajas que me llegan por FedEx con bolsos caros o zapatos de marca, soy una periodista que ama la realeza y disfruta contar historias, buenas historias, según mi querida Regina (El Mundo de Regina) ¡no soy milennial! Y yo también creo que si mis papas no hubieran tenido el Hola me inventa.

WhatsApp Image 2019-06-05 at 21.24.19 (1)

Este blog lo quiero dedicar a todas esas cuentas de Instagram que con mucha convicción hemos logrado tanto, que queremos compartir lo último en noticias de las casa reales  y encontramos en redes la manera, ¿algún día me hare millonaria con esto?, no lo sé, pero me doy cuenta que poco a poco me he convertido en un líder de opinión, me ilusiona que la gente en otros países como Argentina o España me sigan y vean a mí a una fuente fidedigna de lo que leen y eso se los agradezco con el alma, me piden que vaya a platos de televisión o que de entrevistas, y yo lo haría encantada. No estuve físicamente en la boda de Carlota y Dimitri, pero siento que estuve muy presente gracias a Instagram y seguiré dándoles a mis followers lo mejor, síganme y les prometo que los tendré al día en cuanto a royals #FYRI For Your Royal Information.

Gracias,
XOXO
– Eugenia Garavani

Instagram @eugeniagaravani
Twitter @eugeniagoficial