Grace Kelly y Rainiero de Monaco

Por Eugenia Garavani

Un príncipe que se enamora de una bella actriz de Hollywood: la historia es digna de un cuento de hadas. Grace Kelly y Rainiero de Mónaco vivieron una de las historias de amor más glamorosas de la historia. Y el Festival de Cine de Cannes fue una pieza clave para esta historia, aquí te cuento todo.

Contrariamente a lo que muchas personas podrían pensar, el encuentro entre Grace y Rainiero ciertamente no fue casualidad. A mediados de la década de 1950, el turismo se encentraba a media asta en Mónaco. En ausencia de beneficios económicos, el futuro del Principado se considera incierto. Deseando hacer de Mónaco el lugar de encuentro para todo el jet set, la idea de Rainiero era acercarse a los Estados Unidos. Aristóteles Onassis, entonces amigo íntimo del príncipe e influyente miembro del principado, le sugirióa Rainiero que se casara con una actriz estadounidense. Onassis tenía en mente una gran estrella y le dio dos opciones: Marilyn Monroe y Grace Kelly, la elección del príncipe está en la segunda opción, juzgando a esta última más adecuada para el papel de princesa.

 

Pero la vida amorosa de Grace Kelly siempre era noticia, la actriz estuvo a punto de contraer matrimonio con el afamado diseñador Oleg Cassini, que también era aristócrata ruso y divorciado. Pero a la familia de Grace por muy príncipe que este fuera no les agradaba la idea de que fuera divorciado y judío ortodoxo, en ese entonces Grace comenzaba a trabajar en su siguiente película “To Catch a Thief”, así que empaco sus maletas, dejo a Oleg en Nueva York y se marchó a Cannes a rodar su último proyecto con Hitchcock.

 

Para esta cinta Hitchcock emparejo a Grace con nada más y nada menos que Cary Grant, durante la filmación en la Riviera Francesa se supo Cary y Grace llevaron los besos fuera de la pantalla también, pero llama la atención una escena de esta película; fue rodada en la carretera MoyenneCorniche, donde tiene lugar la escena muy romántica entre la pareja, como escenario al fondo el palacio del príncipe Rainiero, durante los ensayos, Grace le pregunto a Cary – ¿Quién vive ahí? – a lo que Cary respondió – Un príncipe, y no tiene esposa, porque no tocas a su puerta, quizá te quiera para seas su princesa – ambos rompieron en carcajadas. Fue como si Cary predijera sin saber el futuro de su coestrella.

 

El primer encuentro de la actriz con el príncipe ocurrió 6 de mayo de 1955, durante el Festival de Cine de Cannes, donde Grace asistió a presentar su última película, «To Catch a Thief«, de Alfred Hitchcock. Entonces la revista Paris Match planea un reportaje de la actriz ganadora del Oscar en el Palacio del principado de Mónaco junto al Príncipe Rainiero. Pierre Galante, reportero de Paris Match y su director GastonBonheur, idearon la sesión teniendo conocimiento de aquel reportaje donde rezaba la frase “Si Grace Acepta, Mónaco se Salva”. 

 

Ella llego muy nerviosa, vistiendo de Christian Dior, pero Rainiero la hiso esperar y enfureció – ¿Quién se cree que es? No nada más soy actriz, soy un ser humano- decía a los presentes, pero cuando Rainiero llego, todo cambio, de inmediato Grace olvido el enfado y recorrió el zoológico privado del brazo del príncipe. Pero por maravillosa que pareciera la idea, la relación no se dio hasta más tarde, después de la sesión de fotos no se volvieron a ver; Grace volvió a Cannes y entre fiesta y fiesta se vio atraída por el actor francés Jean-Pierre Aumont con quien vivió unos apasionados días en Paris antes de volver a Estados Unidos. 

 

Sin embargo Rainiero quedo enamorado de Grace y quería conquistarla. A través del Príncipe J.Francis Tucker, el confesor de Príncipe, Rainiero III de Mónaco es invitado porla familia Kelly para pasar las celebraciones de fin de año. Fue durante la estancia del príncipe en Estados Unidos que el noviazgo por fin se dio. El 6 de enero de 1956, el príncipe le pidió matrimonio.

Grace se casaba con el príncipe de Mónaco, ella estaba locamente enamorada, pero antes de anunciar el compromiso debía terminar otros asuntos, el primero era rodar junto a  su amigo Frank Sinatra y su antiguo amor Bing Crosby la cinta “High Society” justamente en Filadelfia su hogar, y la segunda era dar por finalizada su relación con Oleg Cassini; lo cito en un ferry en Staten Island en Nueva York, Grace le explico a Oleg su noviazgo no tenía futuro además estaba perdida de amor por Rainiero, finalmente Oleg acepto su derrota y continuaron siendo amigos.

Tras culminar la filmación de “High Society” Grace comenzó a planear su boda detalle, pero no todo fue color de rosa. Si, la historia parece sacada de un cuento de hadas, pero no dejaba de ser una boda de estado así que el principado vigilaría de cerca a la prometida del príncipe, pidió una dote astronómica y sometió a Grace a pruebas de fertilidad. Unos días antes de la ceremonia, la actriz, que llegó a Mónaco gracias al barco SS Constitution, fue recibida con coloridos claveles y se disparan disparos de cañón en su honor. 

La boda se llevó a cabo el 18 de abril de 1956. La ceremonia fue grandiosa. Se transmitió en vivo por toda Europa por millones de espectadores, la MGM filmo el gran acontecimiento. Grace lucia majestuosa, en un vestido ahora famoso, hecho de seda y bordado, también cubierto con perlas. La creación corrió a cargo de Helen Rose, diseñadora de vestuario de la MGM y quien también había confeccionado el vestido que la actriz llevo a los Oscares el año que gano en la terna a Mejor Actriz, a la que está afiliada la actriz. Con 600 invitados y gran elegancia, un hecho histórico al cual la prensa llamo el «matrimonio del siglo».

La transición de ser una actriz de Hollywood a una princesa no fue cil para Grace. La princesa debió aprender francés en tres meses, pero también la historia y el protocolo del principado para cumplir perfectamente su papel de esposa de jefe de estado. Con la gran disciplina y convicción la princesa lo hizo a la perfección, la pareja siempre era noticia, el mundo entero vivía pendiente de sus vidas. Su vida conyugal fue feliz, tuvieron tres hijos: Carolina en 1957 – ahora Princesa de Hannover- Alberto en 1958 y Estefanía en 1965. 

La pareja vivió una vida plena, hasta la muerte de Grace en 1982. La historia de amor entre Grace y Rainiero continúa siendo el cuento de hadas más famoso y publicitado de la historia. Existe un antes y un después de Grace para Mónaco. Grace y Rainiero son un icono, y todo empezó con el viaje de Grace Kelly a Cannes para el festival.

Deja un comentario