Paola Reyner lleva ya seis años formando una comunidad de mujeres, pues este año lanza la sexta edición de What a Women (antes Women’s Weekend), una plataforma de empoderamiento femenino, la más conocida en su rubro en México.

residencia ww 01

“El paso lógico y natural era desarrollar un espacio físico y permanente donde esta comunidad pudiera vivir todos los días. Es crear un espacio donde las mujeres puedan hacer networking y desarrollarse de manera profesional y personal”, nos dice Paola sobre el por qué se aventuró a crear Residencia WW.

residencia ww 16

Esta es una impresionante casa, de la epoca del porfiriato, en el número 102 de la calle Edgar Allan Poe, en Polanco. El diseño de interiores es simplemente espectacular, en tonos rosas para resaltar lo femenino del espacio, y con una elegancia insuperable.

Hace año y medio se le unió Ana Paula Simón y juntas desarrollaron este proyecto, del que nos platican que para ser socia hay que aplicar para ser considerada, pues su objetivo es que los perfiles de las integrantes sean lo más variados posibles, y la membresía cuesta desde 3,100 hasta 5,800 pesos. Esto incluye acceso al club, sus servicios, conferencias y talleres.

En el recorrido que dimos por este nuevo lugar nos dejó asombrados cada detalle del diseño de interiores. Es un lugar al que te dan ganas ir y nunca salir. Y es grandísimo. En la parte de atrás cuenta con un moderno estudio de fitness, donde se imparten clases como meditación, cardio, yoga, box y tienen regaderas y baños como los de un hotel para arreglarte.

residencia ww 43

residencia ww 44

 

residencia ww 45

En otra parte de la casa tienen una divertida ludoteca y guardería para los niños de las socias, donde hay encargadas para cuidarlos todo el tiempo, desde las 7:00 AM. En otra parte de la casa hay un salón de belleza, operado por la marca Mylk, donde hay servicios de manicure, pedicure, depilación, maquillaje, peinado y un spa. Por si fuera poco, además Residencia WW cuenta con un snack bar y un restaurante en una increíble terraza.

Todos los espacios son abiertos y no fijos para trabajar, pues no es un coworking, y los servicios son exclusivos para las socias o invitadas de las socias. Sin embargo las salas de juntas se pueden reservar para hacer reuniones o recibir a clientes. Tienes que ser mujer para ser socia, pero hay ciertos espacios de la casa donde pueden haber hombres, por ejemplo la sala de juntas y la terraza.

Cabe destacar que no tienes que ser emprendedora o tener un puesto en una empresa para pertenecer al club, puede ser un espacio que uses para socializar e ir al gym y que cuiden a tus hijos. “Tenemos socias que no trabajan, quieren venir a comer o desayunar con sus amigas”, nos dice Ana Paula. El cupo máximo es de 300 socias y por el momento ya tienen a más de 60.

residencia ww 46

 

residencia ww 48

residencia ww 53

 

Paola y Ana Paula nos cuentan además que se conocieron por un amigo en común. Ana Paula se dedicaba a la organización de eventos y vendió su empresa para unirse a la plataforma. “Fue un proyecto muy dinámico y muy cambiante porque íbamos viendo las necesidades de las mujeres, qué servicios les interesaba y cosas que íbamos agregando”, nos platica y nos dice que en la casa también ayudan a las socias que tengan negocios a armar una pop up de varios días y así dar a conocer sus marcas.

Además, Paola y Ana Paula se preparan para realizar la sexta edición de What a Women del 1 al 3 de marzo que, por primera vez, se realizará en la Hacienda de los Morales pues esperan a casi 7 mil 500 mujeres. “Creé What a Women porque había una necesidad. Ahora ya hay muchas plataformas, pero hace seis años que arrancamos estaba iniciando este tema en México de empoderamiento de la mujer. Fue algo que me jaló y que se ha dado. Conforme hemos crecido y el feedback que hemos recibido de las mujeres es algo que me llena para seguir avanzando”, agrega Paola.

Texto: Aracely Garza

Fotos: Héctor Arjona

Revista Clase