Ritual para el Solsticio de invierno

Por Susy González

Hoy tenemos dos acontecimientos muy importantes, por un lado el solsticio de invierno donde tenemos la noche más larga del año y aunque nos parezca un gesto de oscuridad en realidad está dando el inicio a la luz, les explico: el sol comienza a ganar terreno y por tanto todo en la tierra recibe esa energía vital; por otro lado tenemos la última luna llena del año, la luna no tiene luz propia pero la vemos desde la tierra luminosa gracias al sol, esta luna llena nos invita sentir plenitud, fuerza y poder espiritual así que con estos dos acontecimientos podemos cargarnos de esa pila para el último estirón del año.

Recordemos que todo en el planeta y el universo está co-relacionado, no puede haber una cosa sin la otra, sin el sol no habría vida pues es quien da esa energía para que los ciclos naturales se cumplan. El solsticio de invierno nos invita a mantenernos atentos y a darnos cuenta que estamos en un punto de nacimiento así que el recuento de lo pasado ya no tiene cabida en este tiempo -para eso hicimos una recapitulación en otoño, ¿recuerdan?- es momento de ver hacia adelante y hacer listas mentales de lo que queremos emprender en el futuro.

Aprovechemos el frío que nos regala la oportunidad de guardarnos un poco y hacer un pequeño ritual personal para concentrarnos en pensar positivo y que nuestros deseos sean materializados.

Sigue estos pasos o adáptalos, la intensión de tus pensamientos y emociones es lo que cuenta.

– Crea un ambiente cómodo para ti, puede ser en tu cuarto o en un lugar que sepas que tendrás privacidad, ilumina con velas e inciensos, de preferencia de Palo Santo o Copal; puedes agregar un poco de música para meditación o alguna melodía que te cause serenidad.

– Siéntate en una posición cómoda, puede ser en el piso, en una silla o un sillón, incluso lo puedes hacer acostado ¡Sólo no te duermas! A continuación haz tres respiraciones profundas: inhalando por la nariz y exhalando por la boca, con el poder de tu imaginación visualiza que cada inhalación son partículas que limpian tu cuerpo y en cada exhalación estás desechando toda energía negativa.

– Una vez que hayas hecho las tres respiraciones profundas. Toma papel y pluma y escribe en forma de lista todas esas cosas que quieres para ti en el futuro, recuerda que lo que pides debe ser orgánico, es decir que no debe hacer daño a otras personas, y que el beneficio que recibas es en amor y armonía.

– Cuando termines de hacer la lista lee cada petición y con el poder de tu imaginación visualízate como si ya fuera tuyo o ya estuvieras recibiendo esas bendiciones, la emoción que te provoca hace que el círculo virtuoso de abundancia se maximice, si sientes una emoción negativa vuelve a intentar conectar con una de bienestar, si te es imposible es mejor retirar esa petición porque la estarías pidiendo desde el miedo, recuerda siempre debe ser en amor. Guarda tu lista, será un recordatorio de tus buenas intenciones.

– Al terminar de repasar esa lista vuelve a la posición cómoda, cierra los ojos, haz otra vez tres respiraciones profundas, a continuación repasa en tu mente las bendiciones que nos da el solsticio y la energía de la luna llena y para cerrar este ritual te comparto una frase que a mí me funciona, también la puedes adaptar a tus creencias: “Que las circunstancias se den para que esto que acabo de visualizar se cumpla, para mi más alto bien y el de todos los involucrados. Hecho está”. Termina haciéndote una reverencia, recuerda que el verdadero poder está en tu corazón y en la emociones que imprimes en tus pensamientos. Estate atento a las circunstancias que has pedido y actúa, ya que las oportunidades están ahí para ti pero si no las tomas se irán.

Este sol estará dando vida a lo que florece en primavera, así que elige cómo quieres que sea tu jardín personal.

¡Gracias por leer!

Puedes seguirme en:
Facebook: SuSanando
Instagram: susanando.ofi

Deja un comentario