Capítulo 2: Carmen, la madre de Los Rivera

 

6862b039-3162-4762-8afa-15aca49e1860 (1)
Con Penelope Cruz en una campaña publicitaria de Cayetano.

Y entonces Fran, el mayor, se hizo hombre, y no solo en el ruedo, también fuera de este, fue su romance con Eugenia Martínez de Irujo, la hija de la Duquesa de Alba lo que más se comentaba a mediados de la década de los 90. Fue en octubre de 1998, la Monumental Catedral de Sevilla, ese fue el lugar que Francisco y Eugenia eligieron para casarse, una boda llena de elegancia, los Alba y los Rivera, la aristocracia y los toros se unían, Fran recibió el título de Conde de Montoro. Carmen fue la madrina del enlace, lucia espectacular vestida de azul y con una mantilla impresionante, madre orgullosa, ese día la felicidad para Carmen era inmensa.

Pero aunque ese día, el día de la boda de su hijo parecía la mujer más plena y feliz, debajo del encaje de su mantilla ocultaba una tristeza infinita, un año antes había contraído matrimonio con el bailador de flamenco Ernesto Neyra, un hombre con el que sus hijos no la llevaban nada bien, una relación que se tornó violenta y fue la propia Carmen quien concedió una entrevista televisiva declarando públicamente era víctima de maltrato, tal vez fue la primera que alzo la voz en contra de la violencia doméstica. En esa época fue criticada fuertemente, la gente sabia del modus vivendi de Carmen, la “divina” como la llamaban, solía dar exclusivas a cambio de mucho dinero, vivía prácticamente de ventilar su vida privada, bueno o malo, ella todo lo contaba, era la reina de las exclusivas.

27ea8920-5828-4c0c-8e02-5c7850df027a

Los últimos diez años fueron una montaña rusa de desencuentros con el mundo, primero con su hijo Cayetano, que en 2001 se casó con Blanca Romero en Gijón, Carmen no aprobaba el matrimonio y no le hacía gracia que Cayetano adoptara legalmente a Lucia, la hija de Blanca. También el matrimonio de Fran y Eugenia era un circo mediático, las infidelidades de Fran terminaron por hartar a la hija de la Duquesa de Alba. La vida Carmina la enfrentaba con una sonrisa, se refugiaba en el Rocío, rodeada de amigos que incluso sus hijos no aprobaban, pero es que a Carmen no le gustaba la soledad.

Pero murió sola, fue encontrada por su sirvienta muerta en la bañera, sus hijos no quisieron hacer pública la autopsia e hicieron bien, al final dicen que Carmen estaba deprimida y abusaba del alcohol y otras substancias, que no aceptaba su enfermedad y se sentía sola. Al funeral acudieron todos sus amigos y familiares, desde la Duquesa de Alba que le prometió ser una madre para sus hijos y cumplió, hasta Kiko Rivera que no se despegó de sus hermanos sin importar las rencillas de su madre con Carmen.

La vida continúo para los Rivera, Cayetano tomo la alternativa en 2005, se divorció de Blanca Romero pero siguió siendo el padre de Lucia, hoy está casado con Eva González con quien procreó un hijo. También alcanzo fama como modelo internacional, es la imagen de marcas incluyendo Armani que confecciona sus trajes de luces, tal como hiciera Christian Dior con los de su abuelo Antonio Ordoñez.

carmenordoñez.jpg

Fran también volvió a apostar por el amor, en 2013 se casó con Lourdes Montes, fueron padres de una niña a la que llamaron Carmen y están en espera del anhelado hijo varón, quizás quien continúe la dinastía en el ruedo, Fran se retiró en 2017.

Por su parte Julián Contreras Jr., el hijo que Carmina crió sola, es ahora coach de vida y el más privado de los tres, pocas veces habla a la prensa y cuando lo hace, hable claro, en su última entrevista así hablo de su madre «Mi madre vivió con el acelerador pisado en todo momento».

Así fue Carmen, libre y rebelde, una mujer que rompió estereotipos, paso a la historia por ser nieta, hija, madre y mujer de toreros, aun a catorce años de su partida se le sigue recordando como una de las figuras centrales de la fiesta brava, aunque nunca piso el ruedo sí que dio una gran faena ¡Ole Carmen! Carmina la Divina.

Por Eugenia Garavani

Deja un comentario