prin3

Esta carta la escribo a nombre de todas las mujeres que deseamos con el alma romper estereotipos y conservar la sencillez, esa que conservaste junto con la esencia de una jovencita que solo quería disfrutar y divertirse sin saber que pasaría a la historia acompañada de sus grandes pestañas que se convirtieron en el símbolo de una década, en el idioma de una generación en minifalda.

 

Twiggy no solo fuiste un modelo a seguir para muchas jóvenes que perseguían una carrera en el modelaje, fuiste u modelo a seguir para millones de mujeres que querían ser como tú, peinarse como tú, eras no solo una jovencita muy guapa, pero tu carisma impacto en el mundo entero, cambiaste las reglas del juego y como una Audrey Hepburn inglesa impusiste tu anatomía a las tendencias, eras alta y delgada, era muy raro ver a una mujer con tus características, si bien las modelos eran de gran estatura, no eran precisamente mujeres con cuerpos como el tuyo. Todas eran esbeltas, llamativas, imponían, tú eras más delicada y eso era parte del encanto que tanto atraía en la industria.

015de96f-2bfa-40ef-be59-f3ccceb90d61

Lo que me sigue maravillando de ti, es la humildad, la humildad que pocas tienen, eres una mujer admirable porque continuas fiel a esos principios y esa educación de antes, te sorprendes todavía de tus logros, no te consideras más que nadie, te sonrojas cuando alguien te dice lo grandiosa que fuiste y que sigues siendo, ver esa naturalidad a tus 69 años, ver tu rostro cuando un reportero te pregunta sobre tu exitosa carrera y escuchar de tu propia boca que eres sencillamente una “mama que trabaja” me enternece porque se puede ver en tu expresión que no tomaste tan apecho eso de ser un ícono, tu simplemente eres la mama de Carly, tu mayor orgullo, tu mayor éxito.

726ac91c-c1df-4414-a99a-e4fb3415e841

Fuiste la modelo más famosa del mundo, fuiste la portada de millones de revistas, fuiste el sueño de cientos de diseñadores, eres una leyenda, y cuando el modelaje termino seguiste adelante, actriz, cantante, productora, juez de concursos, no haya nada que te detenga, eres inspiradora porque lejos de ser una diva, eres una mujer que ha vivido distintitas etapas con dignidad. Quizás creciste con los duros golpes, perder a tu primer esposo, no poder concebir hijos con tu segundo marido, vivencias que te marcaron y te hicieron crecer desde adentro.

 

En una época donde las modelos legendarios se quedaban guardadas en los archivos como iconos, tú te bajaste de la pasarela y comenzaste un nuevo camino, desde hacer teatro, incursionar en el cine hasta hacer apariciones en exitosos programas de televisión como “The Nanny”. Si eso no es humildad, yo lo llamaría profesionalismo y tú jamás has dejado de ser una profesional, eso te hace leyenda. El conservar valores, principios y querer continuar compartiendo tu talento en todos lados.

bb7347d8-0321-4115-be02-4142f212c0d1

Y por supuesto aportaste tu granito de arena, porta voz de grandes causas, desde los derechos y hasta la protección de animales. Escribiste un libro, creaste tu propio blog, estas activa en redes y seguirás formando parte de la historia como esa joven inglesa con piernas largas, gran estilo e increíble dulzura, rompiste el estereotipo de la modelo, le abriste la puerta a otras grandes super modelos que lograron sus sueños gracias a ti, el mundo del modelaje cambio a partir de ti, de una sencilla jovencita que continua fascinando y sorprendiendo, son 69 años de vida, icono indiscutible pero sobre todo inspiración para todas las mujeres que además de triunfar buscan prevalecer, gracias Twiggy, gracias en nombre de todas ellas.

 

ATENTAMNETE

EUGENIA GARAVANI