destacadaxfiles

En caso de que no se acuerden o no lo supieran, por triste que sea admitirlo, los 90 fueron hace mucho tiempo, y parte de esa década fue el intenso noviazgo que vivieron Gwyneth Paltrow y Brad Pitt. Los dos realmente estaban muy enamorados e incluso estuvieron a punto de llegar al altar, pero rompieron en 1997. En 2003, Paltrow le dijo a Diane Sawyer que la relación terminó porque era joven y no estaba lista para el matrimonio, lo que tiene sentido porque en ese momento, ella tenía solo 24. Específicamente de la ruptura, Paltrow dijo: “Mis conflictos internos hicieron tropezar toda esa relación y me sentí realmente responsable y también como si fuera el arquitecto de mi propia miseria y simplemente hice un gran desastre con eso”.

Brad Pitt y Gwyneth Paltrow se conocieron en el set de  la película Se7en-ya saben esa donde la cabeza de Gwyneth termina en una caja de cartón- Brad tenía 31 años y ella tenía 22. Gwyneth se convirtió en una estrella pero no por sus papeles en el cine, sino por su relación con Brad, esto preocupaba a sus padres quienes se topaban con el rostro de su hija en todas las revistas, la prensa los bautizó como “La Pareja de Oro”.

0c36f129-553b-4da3-98c2-37781e6498551a949982-c653-4c28-a75e-f18a0841234e

Gwyneth comenzó a trabajar mucho, hizo cualquier cantidad de películas que tenían gran éxito, aunque algunos directores no la querían tomar en serio como actriz, incluso fue esa época en la que Gwyneth tuvo ese incidente con Harvey Weinstein.

Recientemente en una entrevista en el programa de Howard Stern, Gwyneth Paltrow relató cómo durante un encuentro con el poderoso productor este le pidió un masaje en su habitación de hotel. La experiencia resultó especialmente difícil para Paltrow, sobre todo porque se había firmado un contrato hacer dos películas más con Weinstein.

3b8cdf7d-0fee-437b-b3c7-650434b3e689523f6402-4c42-4f33-9753-55b895a38b020784bfd2-800f-493d-b3d0-932bdae88834

Paltrow le contó esto a Pitt. Brad Pitt se enfrentó a Weinstein en la apertura de Hamlet en Broadway, Paltrow dijo, “fue el equivalente a tirarlo contra la pared”, Brad se convirtió en un héroe para su novia y Weinstein nunca volvió a molestar a Gwyneth con quien trabajo varias veces después, incluso fue el productor de “Shakespeare in Love” con la con la que Gwyneth obtuvo el Oscar a Mejor Actriz en 1999.

Brad resulto ser una gran influencia en su vida, incluso se ganó a los padres de Gwyneth, la actriz entonces se marchó a Inglaterra a protagonizar “Emma” de Jane Austin y le mostro a Hollywood y al mundo de lo que estaba hecha, dominado el acento británico a la perfeccion al mismo tiempo que caminaba la alfombra roja del brazo del hombre más deseado del mundo.

045789cc-a8aa-4d62-8e38-4a577e16ab11aa34d24b-ab01-4ec9-8ccd-5a58d758111dc1f614f0-2c9a-42ce-a4ac-b9e544bbd3a9

En 1996 durante una visita a Argentina con su novio Brad Pitt, este le propuso matrimonio y el mundo se detuvo, la portada de la revista Vogue la llamo “La chica más afortunada del mundo”, durante la entrega de los Globos de Oro, Brad acepto su presea, en su discurso no olvido agradecer al amor de su vida, a su “ángel” como el la llamaba, y todas las mujeres del mundo morimos de la envidia.

Pero en diciembre de 1996, el cuento de hadas no tuvo un final feliz, la pareja se separó y hasta sus fanáticos quedaron decepcionados, cada quien tomo su camino, Brad continuo cosechando éxitos, aunque en 2002 durante una entrevista para una cadena de televisión Gwyneth admitió que lloro cinco años su rompimiento y su corazón se rompió en mil pedazos cuando este se casó en 2000 con Jennifer Aniston.

Después de su rompimiento y la cancelación de algunos proyectos, Gwyneth se dedicó a divertirse con sus amigas entre ellas se encontraba Winona Ryder, mientras estudiaba un nuevo proyecto titulado “Shakespeare in Love”, Gwyneth le abría su corazón a nuevas oportunidades, así fue que su amiga Winona le hizo una cita a ciegas con el mejor amigo de su novio, sería perfecto, dos mejores amigas y dos mejores amigos, mejor imposible, este par de jóvenes no eran dos hombres comunes y corrientes, resultaron ser los galanes más codiciados del momento gracias a ganar un Oscar por el guion original de “Good Will Hunting”, Matt Damon y Ben Affleck.

Tras romper con Ben Affleck, Gwyneth encontró el amor en Chris Martin, líder de la banda Coldplay con quien se casó y tuvo dos hijos, pero del que se separó en 2016. Brad por su parte vivió quizás el triángulo amoroso más escandaloso de los últimos tiempos, esto cuando dejo a Jennifer Aniston por Angelina Jolie con quien tiene ahora seis hijos.

El día de hoy Gwyneth y Brad viven historias totalmente opuestas, mientras Brad pelea en los juzgados por llegar a un acuerdo con Angelina con respecto a la manutención de sus seis hijos, Gwyneth se encuentra a punto de contraer matrimonio con un nuevo Brad, el productor Brad Falchuk, a quien conoció cuando participo en un capítulo de Glee. Definitivamente la vida da muchas vueltas y aunque este par no volvieron a encontrarse siempre los recordaremos como una de las parejas más guapas de Hollywood.

Por Eugenia Garavani