Mis Queridos, hablemos de un tema de la boda real que realmente me dejo con la boca abierta. ¿Qué tal la sonrisa de Meghan todo el tiempo? No se que feeling me da, pero siento que es súper real, digan lo que digan. ¿O qué opinan de lo que Harry le dijo cuándo llegó al altar? Me derrito de amor.

No se a ustedes pero todo el tiempo tuve un sentimiento súper positivo y amoroso. Realmente el amor sí existe y los sueños sí se hacen realidad mis queridos, ¿quién iba a decir que Meghan iba a formar para de la familia real 22 años después de posar como una turista cualquiera frente al Palacio de Buckingham?

Todos esperábamos con ansias el momento en el que por fin Harry pudiera voltear a ver a Meghan. Aunque al principio lucía un poco nervioso, cuando tuvo a un lado a la mujer de sus sueños se tranquilizó y las miradas de cómplices entre ellos no pararon.

El príncipe Carlos entregó a Meghan con Harry y lo primero que dijo fue “You look amazing, I’m so lucky!” ¡¡¡ME MU-E-RO!!! Además no pudo contener la emoción y se limpió unas cuantas lágrimas.

Meghan lo veía perdidamente, ella se ve completamente into him. 

Cuando llegó el momento de los votos, los dos muy seguros dijeron “I will”. Además en toda la ceremonia no se soltaron la mano. De verdad, son una pareja muy real y auténtica.

Después en su paseo por las calles de Windsor, Meghan saludaba a la gente perfectamente, miraba a la izquierda y a la derecha, sonreía, veía a su esposo y lo repetía.

El beso fue sin duda uno de los momentos más conmovedores, pues a pesar de que fue de una manera bastante sencilla, las emociones se vivieron al máximo. E incluso en el beso se podía ver como Meghan estaba sonriendo.

Cuando fueron a cambiarse de look, salieron en un coche azul que todos amaron. Meghan se veía muy fresca y el príncipe como siempre, muy guapo. Caballerosamente, se dirigió con ella y le abrió la puerta.

¿Les gusta la pareja? ¿Tienen royal fever? Yo sí.

-R.