harryymeghan
¡Que les cuento! Esta novela se pone cada vez mejor, definitivamente la boda de Harry y Meghan trae un ingrediente extra ¡mucho drama!
A pocos días de la boda más esperados por los fanáticos de los Royals una noticia empañó la felicidad de Meghan.  Su padre, Thomas Markle ha asegurado sufrió un infarto, tras la conocerse que no asistirá a la boda real este fin de semana. Pero yo creo que el infarto le dio a los Windsor cuando supieron de la última de Mr. Markle.
Resulta que el domingo un periódico británico reveló que había montado fotografías de paparazzi por dinero. Todo esto ocurrió en Rosarito, y tras admitir su tropezón decidió no entregar a su hija en el altar, medios aseguran Meghan está destrozada y no pierde las esperanzas de que su papá cambie de parecer. Pero Thomas dijo que no quería avergonzar a su hija y al resto de la familia real.
Fuentes cercanas al palacio le dijeron a la prensa en Inglaterra que la familia real estaba sorprendida por la noticia y no había sido informada del cambio de planes de Thomas, así que emitieron un comunicado pidiendo respeto para Meghan.
“Este es un momento profundamente personal para la Sra. Markle en los días previos a su boda. Ella y el Príncipe Harry piden nuevamente que se le extienda el entendimiento y el respeto al Sr. Markle en esta difícil situación “, dijo un portavoz del Palacio de Kensington.
Otro detalle curioso es que aunque Thomas jura sobre la Biblia que tuvo un infarto hace seis días, jamas acudió al hospital, que no ha salido de su casa ubicada en el fraccionamiento San Antonio del Mar muy cerca de Rosarito Beach. Hace tan solo unos días fue captado en la ventanilla de McDonalds y después comprando cerveza en un 7-11.
Pero ahí no termina el drama, Samantha la hija mayor de Thomas también se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para Meghan. Resulta que su hermana ha sido quien ha estado mal aconsejando a papá, el lunes ella misma admitió via Twitter fue la de la genial idea de hacer las fotos.
Según admitió al TMZ en Estados Unidos no ha contactado a Meghan, y tampoco desaprovechó la oportunidad de justificarse por las fotos. Thomas dijo que pactó con una agencia hacer las fotos porque los anteriores paparazzis que le habían hecho otros medios los hacían verse mal, que no le gustó lo captaran comprando cerveza o luciendo enojado. Admitió que muchos medios le han ofrecido dinero por entrevistas y fotos, pero que finalmente aceptó por influencia de Samantha, de quien dijo también está harto, ya que está no ha dejado de atacar a Meghan públicamente.
Hace una semana el Palacio de Kensington anunció que Thomas esperaría a Meghan en la capilla mientras ella arribaba en compañía de su madre Doria, hoy es un misterio quién entregará a Meghan en el altar. En fin, yo ya estoy lista para la boda ¿Y ustedes?
Por: Eugenia Garavani